Calahorra

 

Puerta en pleno barrio judío que nos recuerda a casas de tiempos pasados.

Puerta en pleno barrio judío que nos recuerda a casas de tiempos pasados.

La casi totalidad de las sinagogas judías existentes en España, centros de culto y de estudios, fueron destruidas en multitud de ocasiones y definitivamente al ser fir­mado el Decreto de Expulsión por los Reyes Católicos. El poema de Albenech, que adopta la forma popular de la nuwassaha, describe la lamentable ruina en que caye­ron estas sinagogas, aunque el poema tenía muy presen­tes y cercanas las toledanas: «!Ay/, las sinagogas/trocadas en ruinas/donde han anidado milanos y buitres;/pues partieron los hijos de Israel». «La sinagoga mayor/ precipitóse en la desgracia;/lanza la voz ululante/sinago­ga de Israel». «Sus puertas yacen asoladas,/pues penetra­ron en ellas las turbas;/ musulmanes y cristianos,/que borraron de allí a los hijos de Israel».

Quedan pocos calagurritanos viviendo en el casco viejo judío tomado casi en su totalidad por inmigrantes.

Quedan pocos calagurritanos viviendo en el casco viejo judío tomado casi en su totalidad por inmigrantes.

De la principal judería de Calahorra se tienen noti­cias fehacientes ya en el siglo xi. En 1167 murió en ella Abraham Ibn Ezrá, uno de los más notables judíos espa­ñoles de su tiempo. Es precisamente por esta razón por la que es aconsejable que se inicie la visita a la judería de esta ciudad por el archivo de su catedral en el que se guardan importantes y decisivos documentos con men­ción especial para aquellos relacionados con el pago de los diezmos por parte de los judíos y también fragmen­tos bíblicos. A finales del siglo xm la aljama calagurritana pudo haber contado con más de 400 personas. Tuvo des­pués una época de retroceso en cuanto a recursos y número de habitantes, hasta superarse en los años próxi­mos a la expulsión, cuando llegó a suponer alrededor del quince por ciento del total de la población de esta ciu­dad.

Calles descuidadas es lo que se encuentra el paseante en esta zona de la ciudad.

Calles descuidadas es lo que se encuentra el paseante en esta zona de la ciudad.

Consta que la sinagoga pasó a propiedad de la cate­dral gracias a la donación que de ella les hicieron los Reyes Católicos el día 7 de agosto de 1492, según está documentado. El cabildo catedralicio reconvirtió la sinagoga en iglesia y esta fue la de San Sebastián, que después fue propiedad de los franciscanos que constru­yeron sobre ella su convento, del cual sólo se conserva su recuerdo, identificado su solar con lo que hoy se conoce como El Rasillo de San Francisco y más concreta­mente con el grupo escolar que lleva el nombre de Aurelio Prudencio. A principios del presente siglo parte de estos lugares eran conocidos como callejón de la Sinagoga, calle de San Sebastián y las Murallas. La cercanía a la catedral explica también la ubicación de la judería, siem­pre al abrigo de los templos para conseguir mayor pro­tección. Sobre el solar del convento de los franciscanos fue construido un cuartel en la guerra de la Independen­cia.

Seguramente siglos atrás era un vergel urbano.

Seguramente siglos atrás era un vergel urbano.

Nada se conoce acerca de la ubicación del cemente­rio judío, aunque no se duda de su existencia, a tenor de la documentada cesión por parte de los Reyes Católicos a unos vecinos. También en esta población de judería tan importante, no quedó nada de la misma. El epitafio está escrito sobre todo en la «Carta de merced del Rey Don Fernando e Doña Isabel de la yglesia de San Sebastián, que era sinagoga de los judíos».

***

Los famosos escritores romanos Quintiliano y Aurelio Prudencio nacieron en esta ciudad. El último de ellos cantó el martirio de los soldados San Emeterio y San Celedonio, que sufrieron en el lugar en el que se encuen­tra el baptisterio de la catedral. Es sede episcopal desde el siglo v.

La catedral guarda tesoros artísticos y culturales dignos de una detenida visita.

La catedral guarda tesoros artísticos y culturales dignos de una detenida visita.

Sobre la acrópolis romana se construyó el convento de San Francisco en el siglo xvn. De la muralla medieval quedan pocos restos. La Moza es el nombre con el que se conoce el rollo jurisdiccional ubicado hoy en la aveni­da de El Mercadal. El rey Enrique IV regaló a la catedral la famosa custodia conocida como El Ciprés, una de las más bellas y ricas de España. La iglesia catedral de El Salvador fue iniciada en el siglo xn, si bien su fachada principal, llamada del Moral, fue levantada en el siglo xvii. La fachada norte o de San Jerónimo, es plateresca. La sacristía es una de las más grandiosas de España, de tal modo que la misma catedral es conocida como la cate­dral de la Sacristía. En ella destacan diversos cuadros pintados por Zurbarán, El Greco y Ribera. En el claus­tro se halla el Museo Diocesano, en el que se conservan obras de interés artístico procedentes de iglesias y ermi­tas de la diócesis, muchas de las que están ya desapare­cidas.

Nada queda del antiguo esplendor comercial del barrio judío calagurritano, más bien todo lo contrario.

Nada queda del antiguo esplendor comercial del barrio judío calagurritano, más bien todo lo contrario.

 La iglesia de San Andrés es del siglo XVI con retablos e imágenes de interés. La iglesia de Santiago es barroca. En el Museo Municipal se encuentran buenas coleccio­nes de la época romana. Entre las piezas principales re­salta la cabeza de una mujer conocida como La Dama Calagurritana. Guardan interesantes obras artísticas tam­bién las iglesias de San Francisco, Carmelitas y el con­vento del Carmen. En la de los Carmelitas se venera una preciosa obra de Gregorio Fernández.

Hoy la antigua judería de Calahorra está casi en su totalidad ocupada por inmigrantes, que disponen de sus propias tiendas con productos de sus lugares de origen.

Hoy la antigua judería de Calahorra está casi en su totalidad ocupada por inmigrantes, que disponen de sus propias tiendas con productos de sus lugares de origen.

 

Etiquetas:

 
 

Sobre el autor

Más artículos de

 

 
 
Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación y recopilar información estadística. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
Más información sobre cookies